.

Toyota tiene información que prueba que una gama exclusivamente eléctrica es dañina

   

Toyota demostró con pruebas tangibles que para reducir el impacto climático, es mejor ofrecer una gama de soluciones energéticas.

Toyota ha sido una de las marcas que han decidido en los últimos años no brincar de lleno de la moda de los autos eléctricos, a pesar de ser la gran responsable de popularización de la tecnología híbrida eléctrica.

La marca japonesa dice tener las pruebas de que electrificarse totalmente, compromiso ya sellado por muchos de sus rivales, puede ser dañino para el medioambiente, además de ser por sí mismo una mala decisión de negocio. El científico en jefe, Gill Pratt, dice que tiene más sentido que las compañías automotrices ofrezcan autos con diversas fuentes energéticas, incluyendo híbridos, que son la especialidad de la casa, y también hidrógeno.

Nuevo Toyota Prius

Pratt responde una pregunta muy sencilla: Si los EVs no producen carbono, ¿por qué querríamos producir más híbridos? Asegura que la respuesta se reduce a la disponibilidad de litio, el material empleado en las baterías de los autos, pero que se requiere en mayores volúmenes para las baterías grandes de un EV que para las unidades más compactas de un híbrido. Predice que la industria pronto será golpeada por una escasez de litio y de otros minerales necesarios para la producción de baterías, además de la falta de puntos de carga.

Si no hay litio suficiente para decenas de millones de autos eléctricos, tiene sentido compartirlo con vehículos híbridos. Pratt asegura que fabricar millones de híbridos tiene un mayor impacto en la producción de CO2 que usar la misma cantidad de litio para crear una menor cantidad de autos eléctricos.

En un modelo hipotético, Pratt empieza la simulación con 100 vehículos de combustión que emiten, cada uno, 250 g de CO2 por kilómetro. Si tienes suficiente litio para hacer baterías de 100 kWh de capacidad, podrías producir un solo Tesla pero el resto de la flota hipotética, es decir, los otros 99 autos, seguirían emitiendo 250 g de CO2, resultando en un promedio de 248.5 g. Si divides esos 100 kWh entre 90 híbridos y dejas solo 10 autos de combustión, la cifra baja hasta los 205 g.

Eso no quiere decir que la marca japonesa no esté interesada en EVs, pues recientemente presentó a la bZ4X y tendrá más adelante a modelos accesible como el bZ3X. Sin embargo, Toyota se muestra segura de que sus rivales están equivocándose con el compromiso a los EVs puros.

.
© 2024 AUTO ANALÍTICA. Todos los derechos reservados.