.

BMW i7 M70: Contacto de manejo desde Portugal

   
BMW i7 M70

Autoanalítica fue uno de los dos medios especializados de México invitados la prueba de manejo internacional del BMW i5 e i7 M70. Ahora el foco es en último de los dos, el buque insignia de la gama de la marca bávara por tamaño, precio y tecnología en su versión eléctrica más potente, firmada por M Performance.

Visualmente, el i7 M70 se distingue de las versiones menos radicales por detalles como el logo M en la riñonera, los grandes deflectores en la fascia frontal o hasta por la forma de los espejos laterales, de diseño exclusivo de BMW M y con carcasas de fibra de carbono. Siguiendo hacia la parte posterior, hay estribos y fascias específicas y rines de aleación ligera de 21 pulgadas que por primera vez en un i7, pueden ir cubiertos de llantas Pirelli PZero de alto desempeño.

La batería es de última generación de BMW, compuesta de celdas prismáticas empaquetadas en módulos y con los mismos 101.7 kWh que en el resto de la gama del i7.

Esta monstruosa batería alimenta a un motor de 255 hp en el eje delantero y a otro más de 483 hp en el eje posterior, el motor eléctrico más potente jamás producido por BMW, que en conjunto entregan 660 hp y 811 lb-pie de torque con la función Boost, que se activa usando la paleta detrás del volante y entrega la máxima aceleración por 10 segundos.

Esa aceleración puede ser abrumadora si no estás preparado o acostumbrado a tanto torque tan inmediato. Presiona el acelerador a fondo a la velocidad que sea y nunca deja de desconcertar y de emocionar, sin importar cuantas veces los hagas, que un coche de auténtico lujo y con semejante cuidado al detalle en materiales y tecnología pueda acelerar con tal urgencia.

BMW i7 M70: Tacto de sedán deportivo auténtico

Sin embargo, no todo fue trabajar en el tren motor, porque BMW destinó cambios dramáticos al chasis para contener toda la potencia añadida. Hay, por ejemplo, un panel de corte entre la pared de fuego y la base de los amortiguadores para darle más rigidez al marco delantero y la suspensión está mejor preparada para lidiar con los 2,744 kg de peso en los caminos más sinuosos.

Tiene el sistema de estabilización activa que compensa en dureza en compresión selectivamente para cada rueda para que el auto curvee sin cabeceo, además de amortiguadores controlados electrónicamente y suspensión neumática adaptativa específica de BMW M.

BMW i7 M70

La dirección es rápida y, sorprendentemente en un auto de este tamaño, hasta un poco nerviosa en el mejor de los sentidos, lo que hace que este auto de prácticamente 5.4 metros de largo llegue a sentirse ágil y, guardando distancias, con un tacto naturalmente BMW, que podríamos esperar en un 330i, por ejemplo.

Claro que a la dirección le ayuda mucho el chasis, pues la suspensión tiene ese toque firme que caracteriza a los sedanes de BMW, especialmente al inicio de la compresión. Con esa puesta a punto los apoyos son sorprendentemente rápidos y seguros, pero se apoyan del sistema de dirección en el eje posterior, que gira las ruedas traseras hasta 2.5 grados en el mismo sentido que las delanteras a velocidades altas.

BMW cita un tiempo de 0 a 100 km/h en 3.8 segundos.

BMW i7 M70

Una de las mejores fusiones entre deportividad y auténtico lujo, en un eléctrico

Y a pesar de lo bueno que es dinámicamente, el i7 M70 es el paquete completo porque retiene los modales de un sedán de súper lujo. La calidad de marcha es soberbia por la forma en la que atenúa los movimientos que pasan a la cabina, que son mínimos a pesar de que los caminos no eran los mejores en muchos casos.

BMW i7 M70

También es sobresaliente la insonorización, porque aun con llantas deportivas y a altas velocidades el ruido de rodadura y de viento es ínfimo. En general, el BMW i7 consigue rodar a altas velocidades con un nivel mínimo de asperezas y sobresaltos.

.
© 2024 AUTO ANALÍTICA. Todos los derechos reservados.