Marcas chinas apuestan por súperdeportivos eléctricos

   

Las marcas chinas han “invadido” todos los mercados, pero parece que buscan entrar en grande al dominio de los súperdeportivos eléctricos. Si bien los asiáticos tienen dominio en segmentos generalistas, ahora pretenden destacar en vehículos de alto desempeño en su modalidad alimentada por electricidad.

La premisa es sencilla, pues entre más caro es un producto, más utilidad de obtiene de él. Este factor, sumado a la capacidad productiva de China, llevan las posibilidades a casi ilimitadas, significando miles de millones de dólares en ganancias repartido entre las armadoras que entren en este plan.

Un ejemplo es GAC, quien comercializa un modelo denominado como Aion. Este súperdeportivo eléctrico tiene cuatro motores y mas de 1,200 caballos de fuerza, con un precio que apenas equivale al rango de los 180,000 dólares en su versión más económica.

Hablar de equivalentes independientes, sobre todo europeos, significa referirse a cantidades mucho más altas de dinero, pue hay vehículo que duplican y/o triplican la etiqueta de precio del vehículo chino de este ejemplo.

Como dice el adagio, “el precio manda” y, aunque las firmas chinas no tengan la fiabilidad o reputación que otros sí, la realidad es que sólo por costo sus opciones lucen como algo atractivo, lo suficiente para considerar una compra.

Contrario a lo que podría pensarse, este modelo de negocio ya ha sido aplicado en el pasado. Y es que en su momento las marcas japonesas vivieron una situación similar cuando salieron del mercado doméstico, donde se colocaron como opciones más baratas, pero nadie les daba la oportunidad. Hoy sabemos como terminó esa historia.

© 2024 AUTO ANALÍTICA. Todos los derechos reservados.