.

Cadillac Escalade V, potente en todos los sentidos

   

El SUV más potente de la historia de GM llega con Cadillac y la imponente Escalade V, con deportividad de altos vuelos ¡y es alucinante!

La división V es para Cadillac lo que M para BMW o ST para Ford. Sí, entendemos que los alemanes tienen este concepto desde hace décadas pero las marcas americanas han sabido sacarle el provecho suficiente para concebir productos de corte muy deportivo.

Si bien hace algunos años se consideraban a los deportivos americanos muy rápidos pero solo buenos para ir en recta, con el paso de los tiempos han demostrado enormes dotes de conducción.

La versión ESV mide 5.7m de largo y pesa 2.8 toneladas

Basta mirar al último Corvette C8 para confirmarlo, una verdadera joya de la ingeniería americana que puede hacer palidecer a grandes deportivos europeos de renombre y por menos de la mitad del precio.

Sin embargo, en las SUVs de General Motos no estaba hasta hoy una SUV de carácter radical deportivo y que por fortuna no se ha creado únicamente con ponerle un brutal V8 bajo el cofre.

Cadillac ha decidido irse a lo grande, literal, dotando a la última generación de la Escalade una versión V que opta por el V8 de 6.2l supercargado, un motor construido a mano que hemos visto en modelos de alto desempeño del grupo, como el Camaro ZL1 o el anterior Corvette ZR1.

Digamos que tras una noche de pasión entre un Corvette y la Escalade, ha nacido una de las SUVs más radicales de la marca y que tendrá sin lugar a dudas orgullosos a sus padres.

El gran trabajo de la marca radica en cómo conseguir que una SUV de tres filas de asientos, 5.7 m de largo y 2.8 toneladas de peso, se conduzca refinadamente entre las calles de la ciudad o puedas tomar una autopista de montaña y rodar realmente rápido (créanme, realmente rápido), con un aplomo visto en los reconocidos SUVs alemanes y hasta seis pasajeros y maletas a bordo.

La firma ha puesto especial cuidado en el trabajo en varios puntos clave: además de lógicamente el motor, los ingenieros de Cadillac pusieron especial cuidado en la mancuerna que éste hace con la transmisión.

La caja automática de 10 cambios ha sido refinada para lograr hacer cambios ascendentes sumamente rápidos y aprovechar el giro del motor sobre todo en la parte alta del tacómetro (además el sonido es brutalmente embriagador); en los cambios descendentes es un poco más proteccionista, pero es igualmente efectiva si los preparamos con tiempo antes de tomar una curva.

Sorprendente particularmente el tratamiento que le da la marca al conjunto bastidor y suspensiones. La suspensión es neumática y los amortiguadores son los ya conocidos magnetic ride de dureza variable a los que se suman barras estabilizadoras, lo que le permite ejecutar con maestría el comportamiento del chasis.

Además de los impecables materiales, se mantiene la pantalla OLED curva de 38″

Filtra muy bien las imperfecciones del camino, como buen Cadillac, pero permite una marcha aplomada y con relativamente poco rolling de la carrocería cuando enlazamos entre curvas.

La dirección es punto y aparte por su efectividad para comunicarnos qué pasa con las ruedas y es que lo hace muy bien, de esperarse en un buen auto de talante deportivo, pero insisto que sorprende particularmente cuando recordamos lo que mide, lo que pesa y la altura que tiene.

Otro punto que suma al desempeño es el ajuste del sistema de tracción integral, pues se suma un diferencial de patinamiento limitado en el eje posterior controlado electrónicamente, además de un software especial para ajustar dureza y respuesta de todo el conjunto.

Por cierto, la suspensión de aire permite variar la altura de la Escalade en 20mm.

Lo más interesante es que todo el conjunto puede variar su desempeño activando el modo de manejo “V”, en donde puedes modificar la respuesta de la dirección, amortiguadores, motor y caja, sonido del escape, sensación del pedal del freno y ajuste de la entrega de par en el sistema de tracción integral, todo destinado en hacerla un dos en uno como te expliqué anteriormente.

A todo ello se le suman frenos específicos Brembo de seis pistones y con pinzas en intenso color rojo, rines especiales, emblemas V, cuatro salidas de escape y un interior con asientos con detalles exquisitos además de la madera, aluminio y cuero de la mejor calidad, así como toda la suite de tecnología de la marca, con el Apple Car Play y Android Auto inalámbricos, Google Assist, Alexa Integration, Onstar y 4G LTE con Wifi para hasta 7 dispositivos, pantallas para los pasajeros posteriores, la pantalla curva Oled de 38”, el cluster digital de 16.9” y el potente equipo de sonido AKG de 36 bocinas 3D que ni siquiera prendimos.

A partir del primero de diciembre estará disponible en la red de concesionarios de la marca en dos opciones, la corta con un precio de 3,166,400 pesos y la ESV lo larga de 3,297,900 pesos.

https://youtu.be/RVB08vZ5br8
.
© 2024 AUTO ANALÍTICA. Todos los derechos reservados.