.

Renault Kwid: A prueba, el auto nuevo más barato de México

   

El Renault Kwid es ya un auto reconocido en México, que desde su arribo a México en el 2019 se colocó como una de las alternativas más accesibles dentro del mercado. Entonces tenía carencias, especialmente porque la altura libre al suelo, necesaria para hacerlo pasar como una SUV, lo hacía inestable y torpe. En el 2022 llegó una actualización de media vida que cambió en áreas clave y que lo convirtió en un mejor producto en general.

La propuesta de valor del Renault Kwid depende en gran medida de su precio, que es posible gracias a técnicas de reducción de costos muy astutas, que van desde la mecánica hasta el chasis y también en la cabina.

Renault Kwid, una mecánica sencilla y bien aprovechada

Mecánicamente, hay un motor de tres cilindros y 1.0 litros de desplazamiento que entrega 66 hp y 69 lb-pie de par, pero que son suficientes para moverlo con soltura porque es también el coche nuevo más ligero a la venta en México, de solo 825 kg en esta versión Outsider que le permiten usar tres birlos en cada rueda, otra medida inteligente de reducción de costos.

Renault Kwid

Ayuda mucho a exprimir al máximo cada uno de esos 66 hp la caja manual de cinco velocidades, que tiene desarrollo tan cortos que hay que emplear la cuarta marcha para superar los 100 km/h. En pruebas, el Kwid acelera de 0 a 100 km/h en 19.2 segundos y recupera de 80 a 120 km/h, maniobra común en autopistas de contrasentido, en 16.8 segundos.

La gran ventaja de su peso y de la mecánica está en los consumos de combustible, que son de los más bajos que recordamos en un vehículo sin electrificación, alcanzando 14.7 km/l en ciclo mixto que le ayudan a extraer la máxima autonomía del pequeño tanque de solo 38 litros, uno de los más pequeños del mercado.

Impresiones de manejo del Renault Kwid

Otros atributos dinámicos se explican porque la dirección tiene un tacto natural y el peso adecuado para comunicar lo que sucede en el pavimento, pero no es muy rápida porque este sigue siendo un auto suave de suspensión y muy angosto, así que una dirección rápida podría hacerlo nervioso e inestable.

El valor genuino del cambio que tuvo el Renault Kwid en 2022 fue la reducción en la altura libre al suelo en 10 mm y, especialmente, una puesta a punto de suspensión un poco más firme, pero que lo hacen más estable en autopista. La marcha es correcta, con buena filtración de imperfecciones y una suspensión que no es ruidosa al operar, aunque otra de las medidas de reducción de costos se refleja en la insonorización, porque el ruido del viento está muy presenta arriba de 90 km/h.

Renault Kwid

El sistema de frenos con discos al frente y tambores atrás detiene los 825 kg del Kwid desde 100 km/h en 42 metros de forma consistente, con una buena resistencia a la fatiga tras tres repeticiones.

La cabina del Renault Kwid es sencilla, pero completa

El interior del Renault Kwid Outsider tiene acabados sencillos, siempre con plástico duro pero con un panel en negro brillante en el tablero y algunas texturas en las puertas que lo hacen sentir más vistoso. Los ensambles están bien resueltos y, sorprendentemente, no hay rebabas en el plástico que son comunes en autos de entrada pero incluso más costosos.

Renault Kwid

La cabina tiene cinco asientos y atrás hay tres cinturones de seguridad de tres puntos y tres cabeceras, pero idealmente la banca trasera es solo para dos personas porque el espacio de hombros es limitado. La cajuela de 290 litros es suficiente para solventar el uso urbano, como las compras o hasta para un tercio de maletas medianas en salidas a autopista repentinas.

Al frente, la posición de manejo se encuentra fácilmente en personas de talla media pero los más altos sufrirán un poco más, porque los asientos no tienen ajuste en altura y especialmente porque el volante va fijo, no se ajusta ni en altura ni en profundidad, por reducción de costos. Los asientos del Renault Kwid son sencillos y aunque en ciudad tienen la firmeza suficiente, llegan a fatigar en trayectos más largos porque el asiento es corto y porque la posición de manejo no es ideal para conducir largas distancias.

Buen equipamiento de serie, pero el valor real está en las versiones de entrada

El equipamiento es el esperado, con entradas USB, auxiliar y una toma de 12 voltios, espacios suficientes para guardar el teléfono, la cartera o las llaves y un portavasos pequeño en la consola. Todas las versiones tienen una pantalla táctil de ocho pulgadas cuya nitidez y respuesta al tacto es promedio y que integra interfaces para teléfonos móviles solo a partir de la versión Iconic intermedia. Esta versión Outsider tiene, además, mandos de audio al volante.

Las ventanas delanteras y los espejos tienen ajuste eléctrico en esta versión Outsider y a partir de la Iconic, pues en la Intens de acceso son manuales. El ajuste eléctrico en las ventanas tiene otro detalle y es que los mandos están en el tablero porque es más barato poner un solo mando en este punto que uno para cada una de las puertas. Atrás, los vidrios se bajan de forma manual sin importar la versión.

Tiene seguros eléctricos de serie y aire acondicionado con tres perillas y un mando mecánico para la recirculación.

El equipamiento de seguridad no cambió con el facelift, pues como antes tiene dos laterales lumbares y dos frontales, y control electrónico de estabilidad para toda la gama. Las cuatro bolsas de aire parecen correctas considerando el precio de las versiones Intens y Iconic, de 235,200 y 259,700 pesos respectivamente, pero ya por más de 270,000 pesos de la versión Outsider que probamos se encuentran autos nuevos con seis, como el Chevrolet Aveo o el Hyundai Grand i10.

Ficha técnica

Renault Kwid Outsider
Motor:3 cil. 1.0 l; 66 hp y 69 lb-pie
Transmisión:Manual; 5 velocidades
Consumo mixto:14.7 km/l
Precios y versiones
Intens$235,200
Iconic$259,700
*Outsider$273,100
Bitono$267,200
*Versión probada

Nos gusta

+ Bajos consumos

+ El auto nuevo más barato del mercado mexicano

+ Reducción de costos inteligente

+ Buen equipo de seguridad de serie

Nos gustaría

– El valor real está en las versiones de entrada

– La posición de manejo no es para todos

Entonces, ¿lo recomendamos o no? Como ya dijimos, el valor real del Renault Kwid está en las versiones de entrada e intermedias, especialmente en las Intens y Iconic, ya que la Outsider supera los 270,000 pesos y ya se pone al nivel de autos más elaborados en general, con más espacio, mejores acabados, mejor insonorizados y con motores más capaces, como el Chevrolet Aveo o el Hyundai Grand i10, que ya tienen mucho equipamiento en versiones de entrada, seis bolsas de aire y hasta ofrecen transmisiones automáticas.

Renault Kwid Outsider
Calidad de armado7
Confort7
Tecnología y conectividad8
Cajuela8
Habitabilidad8
Insonorización6
Seguridad8
Calidad de marcha7
Motor y transmisión8
Ergonomía9
Total76/100
.
© 2024 AUTO ANALÍTICA. Todos los derechos reservados.