Ferrari Roma Spider: El que Enzo manejaría hoy mismo

   
Ferrari Roma Spider

El Roma Spider regresa el descapotable a Ferrari luego de más de 50 años, pues el último con techo de lona fue el 365 GTS4 de 1969.

Ferrari revive la nostalgia de los cincuentas y sesentas con el Roma Spider, el primer descapotable de motor delantero y con techo de lona de la marca en más de cinco décadas y con el encantador diseño del Roma que ya conocíamos, pero con innovaciones propias.

El techo suave puede personalizarse casi por completo, con opciones de diferentes telas y costuras contrastantes, además retraerse eléctricamente en 13 segundos y a velocidades de hasta 60 km/h. Fiel al espíritu de los GT, Ferrari equipó al Roma Spider con un deflector de viento, que va integrado en el respaldo del asiento trasero y que se puede habilitar eléctricamente, tocando un botón.

La practicidad también juega un papel importante en un descapotable de lona, porque el techo suave ocupa menos espacio que un hardtop en la cajuela y además, el Roma Spider tiene una compuerta en el respaldo del asiento trasero para meter objetos de mayor tamaño, así el volumen total siga limitado a solamente 255 litros.

El resto del diseño recuerda al coupé, con trazos elegantes, manijas y una parrilla de panal al color de la carrocería, rematando con la voluptuoso parte trasera que tiene calaveras minimalistas y cuatro puntas de escape.

Una cabina a la altura

La cabina alberga a cuatro ocupantes y, como en el Roma Spider, tiene un cuadro de instrumentos digital y una pantalla táctil vertical de 8.4 con Android Auto y Apple CarPlay inalámbricos. Como opción, el pasajero puede tener un display adicional de 8.8 pulgadas que le muestran los datos de la navegación y del clima o sistema de entrenimiento.

El volante es más refinado que en el Roma Coupé porque Ferrari cambió la posición de los mandos y porque el botón de arranque está iluminado, aunque es de esperarse que la nueva versión del Spider llegue al Roma de techo duro más adelante. En el convertible, se puede pedir con calentador de cuello en los asientos, con los asientos calefactables de 18 posiciones.

Mecánicamente, retiene el V8 turbo de cigüeñal plano y 3.9 litros con 621 hp y 560 lb-pie de torque, asociado a una transmisión automática de ocho relaciones con la que acelera a 100 km/h en 3.4 segundos y hasta una máxima de 320 km/h. Como otros Ferrari, tiene control variable de presión, que ajuste la entrega de par en función de la relación de caja.

© 2024 AUTO ANALÍTICA. Todos los derechos reservados.