.

Subaru Outback 2023: Contacto de manejo

   
Subaru Forester Touring 2023

Subaru trae de regreso a México a la Outback 2023, una crossover mediana con motor turbo y capacidades todoterreno interesantes.

La nueva Outback llega a México para llenar un espacio importante para Subaru, pues se coloca como la SUV de referencia de la marca japonesa, un peldaño por arriba de la Forester, pero manteniendo los valores y robustez de sus hermanas menores y con un mayor nivel de refinamiento, un motor más capaz y también un precio más alto.

Pocos lo saben, pero la Outback, antes llamada Legacy Outback, salvó a Subaru América en la década de los noventas, pues la marca no conseguía las ventas necesarias y ya se planteaba salir del mercado, lo que hubiera resultado probablemente en que tampoco llegaran a México años después. Eso fue hasta que el equipo de ingeniería decidió esforzarse con un último intento, tomando una Legacy Wagon como base para elevarla y darle los acentos de plástico tan característicos, creando un nuevo concepto que tuvo tanto éxito que vendió 20 mil unidades el primer año y permitió que Subaru siguiera en Estados Unidos y Canadá, ganándose de paso la reputación de confiabilidad y robustez por la que es reconocida, especialmente en el norte, con los climas gélidos y las duras nevadas.

Poco después, Subaru repitió la fórmula partiendo desde cero, no con la carrocería de una wagon existente, pero manteniendo un poco de esa silueta y de menor tamaño para que en 1997, llegara la Forester.

Cabina de primera

El primero de los argumentos que tiene la Subaru Outback está en el interior, pues los materiales elegidos están un paso por arriba de los de la Forester, que ya son sumamente buenos, con plásticos de excelente apariencia y acentos de cuero, además de por unos ensambles que siguen la línea de lo que conocemos de la firma, sólidos y con enraces muy finos.

Subaru Forester Touring 2023

La cabina es valiosa por algo más que la calidad general, pues subirse a la Outback sigue siendo como ponerse un guante. Los mandos más importantes están donde y como esperas que estén, con una posición de manejo ejemplar en la que tenemos la altura suficiente para obtener esa visibilidad que gusta tanto de autos elevados y especialmente por unos asientos de excelente mullido, forrados en cuero y con soporte de muslos y ajuste lumbar para el conductor, lo que reduce la fatiga al mínimo luego de manejar por varias horas.

Mucho equipamiento, con algunas omisiones…

El sistema de infotenimiento consiste en una pantalla de 11.6 pulgadas con orientación vertical, que no tiene la mejor respuesta al tacto o los gráficos más elaborados, pero sí resulta de mucha utilidad ya que desde esta se pueden alterar muchos de los parámetros del coche, como el X-Mode de conducción todoterreno o el aire acondicionado de dos zonas, con perillas y botones físicos a los costados.

También está equipado con interfaces Android Auto y Apple CarPlay inalámbricas, aunque curiosamente no tiene una almohadilla de carga por inducción, así que al final termina siendo necesario conectar el dispositivo a uno de los puertos USB-A o C.

Otros detalles de equipamiento quedan cubiertos con la pantalla a color en el cuadro de instrumentos análogo, el quemacocos eléctrico, el sistema EyeSight 4.0 de asistencia a la conducción o los faros de LED, con diferencias mínimas entre las dos versiones que llegan a México, pues la Field tiene asientos de StarTex sintético y una parrilla negra, mientras que la Touring integra asientos de cuero y una parrilla con acentos cromados.

También son diferentes por los rines de color negro en la Field y con el acabado bitono en la Touring, cerrando con el sistema de monitoreo facial, solo disponible en la más equipada y que sirve cuando el auto lo maneja frecuentemente más de una persona, para detectar al conductor y ajustar parámetros como la posición del asiento, temperatura ideal y sistema de audio a sus parámetros preferidos.

Sí sorprende que por su rango de precio y segmento, no tenga asientos calefactables, un cuadro de instrumentos digital, techo panorámico o la ya citada carga inalámbrica.

Subaru Forester Touring 2023

¿Y cómo se maneja?

Aunque la Forester queda bien parada por motorización y potencia frente a rivales como la Tucson, CX-5 o Rav4 con su 2.5 bóxer de 182 hp, los entusiastas de la marca pedían una crossover más contundente y emocional y ese es precisamente el hueco que ocupa la Outback.

El motor bóxer de cuatro cilindros es el único turbocargado en la gama de SUVs de la marca y su desarrollo parte del bloque del más deportivo de la casa, el WRX. Con idéntico desplazamiento, de 2.4 litros, entrega 245 hp y 258 lb-pie a las cuatro ruedas vía el sistema de tracción Symmetrical AWD y a través de una transmisión CVT con paletas de cambio que, por cierto, tiene una puesta a punto ideal, simulando cambios sin los jaloneos característicos de este tipo de transmisiones.

El motor es elástico y empuja con fuerza hasta las 6,000 rpm, con un turbolag poco evidente, facilitando maniobras de incorporación o adelantamiento en carreteras de contrasentido.

También encanta por la finura con la que rueda, pues la marcha es sofisticada y filtra correctamente aun en caminos maltratados o a velocidades altas, con una suspensión silenciosa al operar y excelente insonorización. Otro aspecto en el que brilla es el de la solidez, pues la dirección no es tan rápida aunque sí precisa, y eso le permite rodar a altas velocidades con mucha seguridad, ayudada también por unas buenas llantas Bridgestone Alenza de 18 pulgadas, que le dan buena dualidad entre agarre on-road y capacidades off-road, pero que son más para autopista y delatan su orientación viajera y de carretera.

En conducción off-road, entendemos que la Outback no está hecha en verdad para los pasos todoterreno agresivos y técnicos que se harían con un Jeep Wrangler, pero las cualidades positivas de marcha se traducen en una crossover cómoda aun en terracerías irregulares y caminos con piedras, arena o lodo, ayudada por la tracción integral, el sistema X-Mode con dos modos todoterreno y el despeje al suelo de 221 mm.

Análisis y precios

La Subaru Outback 2023 llega en dos versiones: Field y Touring. Los precios parten desde los 869,900 pesos, que parecen asumibles considerando que ya hay SUVs del segmento inferior con motores más sencillos y sin las capacidades todoterreno o el sistema AWD por 820 mil. También es competitiva con crossovers medianas como la Ford Edge, Chevrolet Blazer o Hyundai Santa Fe, que sí tienen niveles de potencia similares pero, de nuevo, no tienen tracción integral y cuentan con un enfoque más citadino y de autopista.

En ese sentido, su rival más directo podría ser la Ford Bronco Sport Badlands, con capacidades todoterreno y tracción 4WD, además de un motor turbo de 2.0 litros y cuatro cilindros de 250 hp, por 900,000 pesos, poco menos de los 919,900 pesos de la Outback Touring pero también en un producto más pequeño, que en realidad es del tamaño de la Forester.

.
© 2024 AUTO ANALÍTICA. Todos los derechos reservados.