.

Audi TT: El icono de diseño cumple 25 años y repasamos su historia

   

El Audi TT llegó al mercado en 1998 y desde entonces se ha convertido en uno de los autos más icónicos de la industria.

El Audi TT cumple 25 años como uno de los íconos de diseño de la industria automotriz. Desde su debut en 1998, este deportivo se ha convertido en un favorito gracias a la diversión que promete a los conductores y a un lenguaje de diseño único. “Auto Europe” lo reconoció como el mejor auto nuevo del año en 1999.

A mediados de los años noventa, el sedán de lujo A8 inició gradualmente un cambio en la denominación de los modelos: el Audi 80 se convirtió en el Audi A4, y el Audi 100 pasó a llamarse Audi A6. Presentado en 1994, el Audi A4 fue el primer modelo que adoptó el nuevo lenguaje de diseño de Audi. Le siguió el compacto premium Audi A3, lanzado en 1996, y la segunda generación del Audi A6, presentada en 1997.

En el proceso de añadir más emoción a la marca a través de un diseño fresco y progresista, el diseñador estadounidense Freeman Thomas, a las órdenes del entonces Jefe de Diseño Peter Schreyer, creó el Audi TT Coupé, un deportivo en su estado más puro.

Audi presentó el concepto en el Salón del Automóvil de Frankfurt en septiembre de 1995. El nombre “TT” hace referencia al legendario Tourist Trophy de la Isla de Man, una de las pruebas automovilísticas más antiguas del mundo. Y en la que NSU y DKW lograron grandes éxitos con sus motocicletas. La denominación también recuerda al deportivo NSU TT de los años sesenta.

Los origenes del Audi TT

La producción en serie del Audi TT se inició en 1998. Un año más tarde, Audi lanzó la variante Roadster. Al igual que el show car y el Audi A3 presentados en 1996, el modelo deportivo se basaba en la plataforma de motor transversal del VW Golf IV.

Desde el principio, el TT fue producido en Hungría por Audi Hungaria Motor Kft. Las carrocerías pintadas del TT se transportaban por ferrocarril de un día para otro desde Ingolstadt a Győr, donde tenía lugar el ensamblaje final.

Fundada en febrero de 1993, originalmente sólo como planta de fabricación de motores, Audi Hungría se hizo cargo del montaje del Audi TT en 1998. En cooperación con la planta de Ingolstadt. En 2013 la empresa evolucionó hasta convertirse en una fábrica de automóviles. Desde su fundación, Audi Hungría ha fabricado más de 43 millones de motores y casi dos millones de vehículos.

La gama de motores del Audi TT de primera generación era amplia y siempre deportiva. El TT de primera generación, por ejemplo, equipaba motores turbo de cuatro cilindros con potencias de entre 150 y 225 hp. Y una unidad V6 con 250 hp. Lo más destacado de la gama de motores fue el cuatro cilindros del Audi TT quattro Sport, que alcanzó los 240 hp y del que se entregaron 1,168 unidades.

A lo largo de ocho años de producción, 178,765 unidades del Audi TT Coupé de primera generación (Tipo 8N) salieron de la línea de producción hasta mediados de 2006. Entre 1999 y 2006 se fabricaron 90,733 unidades del Audi TT Roadster.

La segunda generación, con novedades importantes

El TT de segunda generación se lanzó en 2006 en su versión con carrocería Coupé y en 2007 el Roadster, basados en la plataforma del A3 de segunda generación. Por primera vez se utilizaron amortiguadores adaptativos con el sistema Audi magnetic ride.

En 2008 se lanzó el deportivo TTS, equipado con un motor turbo de 2 litros y 272 hp, al que siguió un año más tarde el TT RS. Contaba con un motor turbo de cinco cilindros y 2,5 litros con una potencia de 340 hp y llegaba a los 360 hp en el Audi TT RS plus.

En 2008, la marca lanzó el TT 2.0 TDI quattro, el primer deportivo del mundo de producción con motor diésel.

El tercer Audi TT de la historia, con inspiración retro

La tercera generación del Audi TT se presentó en 2014 y, una vez más, Audi aprovechó para reducir su peso. El TT Coupé, con motor 2.0 TFSI y cambio manual, pesaba sólo 1,230 kilogramos, hasta 50 kilogramos menos que la generación anterior. Para los nuevos TT y TT RS los diseñadores reinterpretaron las inconfundibles líneas del TT original de 1998.

Así, enriqueciéndolas con numerosas facetas dinámicas, mientras que la tapa redonda del depósito de combustible con las típicas letras TT se mantuvo fiel a través de las generaciones. En su vista de perfil, muchos detalles también recordaban deliberadamente al diseño de la primera generación.

.
© 2024 AUTO ANALÍTICA. Todos los derechos reservados.